Sexo Gratis   Fotos Porno   Videos Porno   Foro XXX   Relatos Porno
Relatos Porno de PeterPaulXXX.com
SECCIONES
 Inicio
 Los + leidos
 Los + calificados
 Los + recientes
 Encuestas

AUTORES
 Publica tu relato
 Date de alta
 ¿Olvidaste tus datos?

TIPOS DE RELATOS
 Familiares
 Fantasticos
 Fetichismo
 Maduritas
 Manga-Hentai
 Masturbarse
 Orgias y Trios
 Porno Eroticos
 Sadomasoquismo
 Sexo Gay
 Sexo Lesbico
 Transexuales
 Voyeaur
 Zoofilia
 Todas las categoria...

OCIO
 Foro de Contaxtos
 Chat Online

LISTA DE CORREO
Suscribete a nuestra lista


INFO
 Faq y Dudas
 Sobre la web
 Privacidad/Legal
 Contactar webmaster
Si este relato es ILEGAL, reportalo a los administradores: Pinchando Aqui
Incluya el Titulo del Relato en su mensaje para que podamos revisarlo
Relato enviado por:
Etenar
Calificación del Relato
Lecturas
13702
Enviado el:
2003-07-02
 Mexicano Fantasticos Orgias y Trios
Dados De 20 Parte 1

Resumen:
Un juego de rol muy sexy. ¡Saquen la vaselina y los dados de 20!


-Apaga las luces... enciende la vela y sientate aqui.
Nos acomodamos en la sala de mi casa, con velas y musica y nos pusimos a jugar:

Mantriala Argentalis no podia ver nada. Estaba atada y desnuda en una fria mesa de piedra. Solo se oian las gotas de agua que se filtraban a través del techo de la caverna y las ondas sonoras se expandian por el amplio y frio recinto dandole con un eco la idea de estar en un lugar desolado.
La puerta se abrio de pronto. No oyó pasos. Solo sintió el calor del fuego que se acercaba. Los elfos oscuros eran las criaturas más silenciosas del mundo, y estos en especial -una banda de ladrones mercenarios- nunca emitian sonido alguno.
Mantriala, una elfa plateada cuya capacidad de pelea y sigilo podian igualar la de uno de estos seres, no habia sido rival para un grupo de guerreros como esos.

-Ya estais despierta?- preguntó una voz suave y melodiosa.
Una elfa oscura, negra como la noche y con los iris de un rojo escarlata era la que le hablaba. Los elfos no necesitaban el fuego. podian ver en la oscuridad, pero tal vez la antorcha era para facilitarles algo más. Mantriala tembló al ver las armas y el látigo de serpientes vivas retorciendose, enroscandose lascivamente por entre las piernas de obsidiana de la sacerdotisa drow.

-Levantad la mesa.- Dos elfos oscuros, -dos guardias- obedecieron el mandato.
Sabeis que no nos gusta que los Dharthiirs anden metiendo sus palidas narices en nuestro territorio, pequeña espia blanca. Vamos a tener que castigarte, pero antes...

La elfa oscura se acercó a Mantriala. Rozó su cuello con la lengua, y acercó su nariz y su boca a la puntiaguda oreja de la elfa plateada. Las serpientes de su látigo se enroscaron tambien en sus piernas. Mantriala queria gritar de pavor.

-Sois una doncella, no es cierto?- La mano de la drow comenzó a buscar lentamente la entrepierna de la elfa blanca. La chica era en efecto, virgen, una novicia de la orden de Deneir, dios del conocimiento. Mantriala sabia de medicina y de idiomas, de leyendas y de hechizos. Ahora sin embargo, su mente estaba en blanco. Si. era doncella, y nunca le habia pasado por la mente ni una vez la idea de que una mujer -una drow- pudiera estarla tocando de esta manera. Su tacto le causaba nauseas. Mantriala finalemente gritó.

-Piedad!... No me toqueis... solo busco el conocimiento... señora, no me mateis... no pensaba hacer daño a vuestro pueblo...
-Es conocimiento lo que buscais?... -La drow volteó a dirigir una mirada de complicidad a sus asistentes, quienes contestaron con ahogadas risas de burla.- Niña, aqui no aprenderás nada más que malas artes... el mejor consejo que te podriamos dar es que regreses a casa y busques conocimientos más seguros... pero por otro lado...

Un guardia se acercó a ellas. Mantriala observó azorada como la exhuberante elfa oscura bailaba (?) un ritual arcano alrededor de el. El drow comenzó a respirar agitadamente, mientras Mantriala obserbaba con asombro como con cada caricia de la elfa oscura el bulto en el vientre del guerrero crecia.

-Nunca te dejaremos salir de aqui... y si sales estarás muerta.

La elfa oscura se acercó de nuevo a Mantriala, quien esta vez se puso pálida. La sangre le fluia a una velocidad vertiginosa por las venas y le faltaba la respiración, aunque ella lo atribuia más al miedo que le inspiraban estos elfos maldecidos por la luz del sol, que a la innegable exitación que ya humedecia su coño despues de ver a la Drow bailando y exitando al guerrero, mientras a sus lados los otros guardias habian empezado a quemar algunos inciensos afrodisiacos. La piel de ebano de la elfa oscura se veia claramente a traves de la corta y transparente túnica de tul negro semejante a una telaraña, y sus pezones ligeramente violaceos rebotaban hipnotizantes a cada paso que daba, mientras las serpientes de su látigo -que ahora empuñaba- trataban de acariciar cada parte disponible de su piel, algunas incluso escabuyendose por lugares escondidos debajo de la tela.

-Mi nombre es Malaksath. A partir de este momento eres mi esclava, y lo seguiras siendo el tiempo que quieras estar viva.

Malaksath hizo una seña con la mano, y el elfo oscuro que habia exitado comenzó a quitarse la Piwafwi, la tunica negra que todos los drows utilizan. Mantriala miró hipnotizada como aquella enorme serpiente negra asomaba su cabeza entre la tela que caia poco a poco revelando el delgado y escultural cuerpo del drow. La chica comenzó a babear un poco. Tanto tiempo amarrada, sin alimento y bajo el efecto de las drogas del incienso, hacian que su autocontrol fuera casi inexistente. Mantriala nunca habia visto un hombre desnudo, y este exotico varon con el cabello blanco como la luna en contraste con la noche de su anguloso cuerpo era más de lo que nunca habia imaginado.

Mantriala no sabia lo que hacia. En este momento su mente estaba en blanco. Solo existia ese elfo negro, su cabello blanco, sus ojos verdes, y la voz aterciopelada y exitante de Malaksath

-Eso es... Uhtarr, desamarrala. Parece que la pequeña "Iblith" tiene sed... No podrá beber lo que tienes que darle ahi colgada, verdad?...

-No irás a ningun lado, pequeña "Dhartirr"... Vas a hacer exactamente lo que yo te diga. Tahmask, Ruj'kall, sostenganla...

Mantriala no tenia conciencia. Solo tenia los sentidos a tope. El tacto... el olfato... el gusto...
No necesitaba la vista más allá de lo que ese nebuloso cuerpo delante de ella podria necesitar, y no necesitaba el oido mas allá de lo que esa lejana y silbante voz pudiera decir.

La elfa plateada sintió como la descolgaban de la mesa. Vió aquella serpiente negra bailando a 5 centimetros de sus ojos y oyó que la elfa oscura decia: "vamos, chupala... si tienes sed tienes que ordeñar a esta fuente para obtener tu alimento de hoy... Vamos, pequeña "Iblith"... apresa a esa fea serpiente negra con tu boquita del color de la plata"

Malaksath se exitaba viendo como la pobre elfa de la superficie chupaba inconcientemente una y otra vez aquel pilar de marmol negro, gimiendo mientras sus ayudantes la sostenian con una mano mientras con la otra se sostenian cada uno de la mesa para no caer. Tenian prohibido acariciar sus propios penes mientras su gran sacerdotisa no se los ordenara, asi que esperaban pacientemente mientras su ama se divertia.

La elfa oscura llamó a sus ayudantes para que dejaran a la elfa chupar sola al guerrero. Ambos regresaron a sus esquinas mientras Mantriala comenzaba a acariciar por instinto las piernas y el trasero del elfo oscuro, que tomó la cabeza de la elfa plateada con una de sus fuertes manos para evitar que la elfa sacara de su boca la enorme cabeza a cada chupada. Esto fue demasiado para la pobre chica, que comenzó a ahogarse. Mantriala retrocedió tosiendo, a punto de vomitar por la presión que el enorme pene de 20 cm le provocaba en la garganta.

Malaksath enfureció. Los colmillos de las 4 cabezas de su latigo de serpientes vivas se enterraron en la delicada piel de la elfa plateada, que gritó de dolor.
-Tu no dejas de chupar hasta que yo te lo diga. Ahora vas a sufrir un poco más.

A un gesto de la sacerdotisa de Loth, la diosa del caos, sus dos asistentes se acercaron ansiosos a la elfa clara. Uno tomó a Mantriala de la cintura y se acostó con ella encima mientras el otro amarraba a su compañero el guerrero a una silla. Malaksath se sentó sobre él, y comenzó a usarlo como consolador mientras observaba divertida el resto de la funcion.

El guardia que habia tomado a Mantriala se dedicó a romper con una navaja los pocos harapos que le quedaban a la joven encima, dejando al desnudo su piel blanca como una concha nacar, y su chumino ligeramente velludo, cubierto de cabello tan negro que casi brillaba en azul. El y Su amigo se apresuraron a chupar cada espacio de su piel, hasta que la chica quedó empapdada, tanto de sudor, como de saliva, y de sus propios jugos que ya corrian sin control entre sus piernas. La joven gemia y gritaba de placer a cada lenguetazo, aunque aun no habian tocado el punto más importante.

Malaksath dió una orden con la mano y al acto uno de los guardias se acostó de modo que su pene quedó viendo hacia su ama. El otro llevó a Mantriala frente a ella y la sostuvo desde atrás, pasando sus fuertes brazos debajo de sus brazos y sosteniendole los pechos, de modo que quedara suspendida encima de la polla de su amigo, esperando la orden de su ama para desvirgar a esa sucia elfa blanca.

Malaksath dejó su sube-baja en el pene del guerrero un momento para utilizar de nuevo su látigo de serpientes. Dos de las serpientes comenzaron a rodear y chupar los pezones azulados de la chica, mientras otra, la mas grande, buscaba su camino hacia el interior de su chocha que ya estaba chorreando de mojada.

Mantriala casi gritó al sentir la enorme cabeza de la serpiente penetrar su pequeño y virginal coñito, pero no pudo ni bien juntar el aire necesario para gritar cuando la cuarta serpiente se introdujo sin preambulo en su culo. Mantriala se quedó con los ojos llenos de lagrimas, muy abiertos y sin pestañear, y sin emitir sonido alguno durante unos segundos mientras las serpientes se acomodaban en su interior y Malaksath metia en su propio coño el mango del látigo mágico.

La elfa oscura dio otra orden silenciosa y uno de sus guardias comenzó a chupar y acariciar tanto el cuerpo de su ama como el de la esclava blanca, mientras el otro la sostenia para que no cayera. Malaksath se sentó casi sin pausa en el regazo de su amante guerrero, donde quedó empalada por el culo por el magnifico aparato del elfo oscuro amarrado. Dio otra orden y su guardia acercó a mantriala hasta una distancia a la cual malaksath podia chupar y acariciar el pecho pequeño pero dulce de la joven plateada, y ella poda obligarla a chupar sus grandes y negros senos.

Mantriala trataba de chupar tan bien como podia, pero las serpientes del látigo mágico estaban haciendo su trabajo tán rico que la elfa clara ya no podia más. Mantriala abrió la boca para exhalar un gemido de placer absoluto al mismo tiempo que las uñas y los dientes de Malaksath se enterraban en su carne ahogando su propio extasis en un desgarrador alarido.

Al momento el látigo salió del cuerpo de ambas mujeres. Malaksath sin embargo no estaba satisfecha.

-Asi que has terminado, eh, pequeña "iblith"? que tal si le pagas a estos gentiles caballeros que te han ayudado con tanta paciencia? Vamos, perra blanca... haz tu trabajo. Ahora eres nuestra esclava y cualquier drow tendrá el derecho a usar tu cuerpo a placer.

Mantriala solo veia luces. Oia a Malaksath, pero no entendia nada. Su cuerpo aun estaba sensible por el espectacular orgasmo que acababa de alcanzar. Así que no pudo reprimir un segundo grito de placer cuando ambos guardias la tomaron y la besaron en todo el cuerpo de nuevo. Esta vez, el guardia se acostó con la cabeza hacia su ama, y no esperó una orden. Tomó a la chica por la espalda y se la besó con pasión, haciendole daño, mientras sus frias y delgadas manos pellizcaban suavemente sus pechos, cada vez más grandes gracias a la exitación. Dejó caer a Mantriala sobre su pene expectante y enorme por el espectaculo, y la joven gimió de nuevo. El guardia comenzó a bombear sin piedad dentro y fuera del cansado coñito de la elfa plateada hasta que comenzó a sentir como fluia de nuevo el liquido dulce y transparente que indicaba que estaba lista para correrse.
El otro guardia al llegar este momento los detuvo, y le dió la vuelta a Mantriala de modo que esta quedó a gatas sobre el primero. Revisó que su amigo penetrara a la chica por delante esta vez y el se colocó detras de ella para darle por culoEsta vez ambos actuaron más despacio hasta que Mantriala comenzó a gemir de placer de nuevo. Ambos penes negros como el azabache entraban y salian a un mismo ritmo del ahora enorme culo y coño blanco como el marfil.
Malaksath mientras tanto se habia sentado de nuevo con el látigo en el culo y el enorme pene del guerrero drow en el coño y se retorcia con cadencia sobre el pilar de carne negra al ritmo de los gemidos de ambos guardias y de la esclava.
Como Mantriala estaba tán cerca de Malaksath, no fue dificil para ambas acercarse. Malaksath bailaba sobre aquella enorme serpiente negra que Mantriala queria comer desde el primer momento en que la vió. Malaksath solo hizo la silla un poco adelante y su negro coño, junto con el pene del guerrero quedaron al alcance de la avida boca de la perra plateada, que chupó y chupó mientras se retorcia y bailaba y gemia hasta que los 4 amos drows se corrieron al mismo tiempo, llenando su coño, su culo, su boca y su cara y pecho de semen blanco y agridulce, y de jugo de chumino salado y transparente.

............

Al otro dia los 4 elfos oscuros regresaron a su palacio de estalagmitas con una gran sonrisa y una enorme bolsa de oro despues de vender a la elfa plateada en un mercado de esclavos en el centro de la ciudad subterranea de Menzoberranzan, donde nunca nadie ha visto el sol.


...Y se podran imaginar que con semejante juego, mi dungeon master y yo terminamos haciendo otro tanto.

Califica este relato
(-) (+)
1   2   3   4   5
Contactar al autor

Imprimir

Volver

Top

Si este relato es ILEGAL, reportalo a los administradores: Pinchando Aqui
Incluya el Titulo del Relato en su mensaje para que podamos revisarlo

Enviaselo a tus amigos
Enviaselo a tus amigos



    TU CORREO

Recibe Fotos Gratis por Mail
    TU CORREO

Recibe Videos Gratis por Mail


· Videos de PornoStars ·
Videos de Kelly Bukkake
Kelly Bukkake
Videos de Mulatos Follando
Mulatos Follando
Videos de Silvia Saint
Silvia Saint
Videos de Marta Lopez
Marta Lopez



PETERPAUL ENTERTAINMENT S.L. | Condiciones Generales | Informacion General | Google Site Map | Publicitarse en PeterPaulxxx.com |