Sexo Gratis   Fotos Porno   Videos Porno   Foro XXX   Relatos Porno
Relatos Porno de PeterPaulXXX.com
SECCIONES
 Inicio
 Los + leidos
 Los + calificados
 Los + recientes
 Encuestas

AUTORES
 Publica tu relato
 Date de alta
 ¿Olvidaste tus datos?

TIPOS DE RELATOS
 Familiares
 Fantasticos
 Fetichismo
 Maduritas
 Manga-Hentai
 Masturbarse
 Orgias y Trios
 Porno Eroticos
 Sadomasoquismo
 Sexo Gay
 Sexo Lesbico
 Transexuales
 Voyeaur
 Zoofilia
 Todas las categoria...

OCIO
 Foro de Contaxtos
 Chat Online

LISTA DE CORREO
Suscribete a nuestra lista


INFO
 Faq y Dudas
 Sobre la web
 Privacidad/Legal
 Contactar webmaster
Si este relato es ILEGAL, reportalo a los administradores: Pinchando Aqui
Incluya el Titulo del Relato en su mensaje para que podamos revisarlo
Relato enviado por:
Rogandi
Calificación del Relato
Lecturas
10995
Enviado el:
2006-10-01
 Español Porno Eroticos Sexo Gay
El Intendente General De La Policía Y Sus Desenfre [Gay]

Resumen:
El Abogado Roberto Ricaurte Bumachar, ex Intendente de Policía y actual Secretario del Movimiento de Seguridad Ciudadana me hizo el amor salvajemente al tiempo que un guardia de seguridad se lo culiab


Tengo 28 años y trabajo como secretario particular del alcalde de la ciudad desde hace cuatro años. Junto al Palacio Municipal (donde trabajo) está ubicado el Palacio de la Gobernación y hace un año atrás me enamoré perdidamente de un hombre joven que laboraba allá. Cada mañana, cuando me dirigía a mi oficina, pasaba a propósito por el edificio de al lado con la esperanza de verlo ingresar siempre elegantemente vestido con traje negro, camisa blanca y corbata obscura. Era un enamoramiento platónico ya que mi galán ni siquiera notaba mi presencia, pues tenía esa actitud del hombre que se sabe guapo y deseado así que su caminar era estudiado y su actitud decía: “admírenme”.

Un día, mientras leía el diario local, lo ví retratado en él y bajo su foto aparecía su nombre y ocupación: “El abogado Roberto Ricaurte Bumachar, Intendente General de la Policía…” Roberto Ricaurte Bumachar, ese era su nombre y era nada mas y nada menos que el Intendente de Policía de mi ciudad. Luego de eso, siempre leía sobre él en los diarios y lo veía en entrevistas por televisión lo cuál solo contribuyó a que yo me fuera engrupiendo cada vez mas y mas.

Hace unos meses ocurrió algo maravilloso. El flamante Abogado Roberto Ricaurte Bumachar renunció a su cargo como Intendente General de la Policía de la Provincia del Guayas y pasó a ocupar el cargo de Secretario del Movimiento de Seguridad Ciudadana que mi jefe, el alcalde de la ciudad, creó para solucionar de alguna forma la problemática delincuencial que azotaba a la ciudad. Entonces tuve la oportunidad de tener a mi precioso galán cerca de mí y el pudo al fin, conocerme. Por mis funciones estuve obligado a enseñarle cuales eran sus oficinas y a colaborar con el en cuanto requiera, el joven profesional no paraba de pedirme cosas, línea telefónica, materiales de oficina, café, números telefónicos y demás detalles para el poder trabajar. Yo lo ayudaba encantado y me preocupé de llegar a serle indispensable para que dependa de mí, y así fue.

Hace poco, ya contando con más confianza, el ahora joven, gallardo y guapísimo Secretario del Movimiento de Seguridad Ciudadana, Roberto Ricaurte Bumachar me dijo que necesitaba redactar algunos documentos y que si yo podía ayudarlo el día sábado en la mañana. Normalmente no trabajo los sábados pero bastó con que este hermoso ejemplar de macho mitad latino y mitad árabe me lo pidiera para que yo, completamente derretido, le dijera que sí.

Aquel sábado muy temprano me dí un delicioso baño de burbujas, me vestí con mi mejor ropa casual y bañé mi cuerpo con crema humectante de Victoria Secret y me apliqué abundantemente un penetrante perfume “Sígueme sígueme” que acababa de adquirirlo en mis vacaciones en el Oriente ecuatoriano; se lo compré a un shamán que me garantizó que enloquecería y tendría a cuanto macho perciba esta mágica fragancia. Me froté el exótico elixir detrás de las orejas, en el cuello, pecho, hombros, culo y piernas. Luego en la alcaldía esperé a mi varonil adonis y quedé boquiabierto cuando lo ví llegar vestido con jeans descoloridos y una camiseta tipo polo, ambas prendas eran muy ceñidas a su espectacular cuerpo. El hombre era divino, de hombros anchos y fornidos, brazos fuertes y cintura estrecha. Un culo maravilloso que luchaba por salirse de ese jeans ajustado, sus nalgas eran realmente un par de enormes melones gordos, redondos y firmes y sus piernas eran tan gruesas y poderosas como las de un experimentado futbolista. No podía quitarle mis ojos de encima ni cerrar mi boca a punto de babear. El, por su parte me miró sonriente y caminando con su usual seguridad me dijo: “Que fue loco, como estás ha?!”, “Me regalas una taza de café?”, yo solo asentí con la cabeza mientras me dirigía a la cafetera y Roberto revisaba apresuradamente los papeles sobre su escritorio, pero aquella vez ya no indiferente sino con una sonrisa pícara en su rostro al punto que por un momento pensé que él se había dado cuenta ya de que me gustaba mucho y que eso lo divertía y halagaba.

Los dos estábamos solos en todo el edificio, excepto por el guardia de la planta baja, un mulato de casi dos metros de alto y una verga gigantesca que yo ya me había almorzado varias veces.

Luego de dos horas de arduo trabajo, Roberto me dijo: “Paremos un rato y fumémonos un cigarrillo, te parece?, le dije que sí y cuando se acercó con su encendedor a prender mi cigarrillo se detuvo en seco y comenzó a hacer ademán de oler con intensidad un aroma que le agradaba mucho, entonces dijo con ese tono tan masculino, fuerte y decidido que él tiene: “Oye loco, que es ese olor?”, “Que olor?”, le dije; “snif, snif, snif” continuaba aspirando y poco a poco se fue acercando a mi cuello y a mi oreja y dijo: “mmmm, que rico loco…eres tú….mmmm….que delicioso que hueles….snif, snif….que perfume usas…..?”, yo sentía un cosquilleo intenso en mi cuello ya que Roberto Ricaurte Bumachar, como buen descendiente de árabes, era muy velludo y aunque estaba afeitado, los pelitos duros de sus mejillas raspaban mi piel excitándome todito y endureciéndome la verga segundo a segundo. Le dije: “Es un perfume que me regalaron pero no se como se llama” “porque?”, “te gusta?”, el macho estaba extasiado por el aroma, tenía su nariz pegada a mi cuello y aspiraba con fuerza mientras decía entre dientes ya atontado por lo embriagador del perfume: “mmmmmm…..simmmmm…..me encantammmmmm…..haaaaa…..que ricura……me vuelve loco…..hooooo….no sé lo que me pasa……” y se agarró la cabeza medio mareado y tratando de contenerse para no continuar con lo que estaba haciendo pero entonces fui muy decidido y lo abracé y acerqué mi boca a la suya, cuando nuestros labios se rozaron sentí una descarga eléctrica en todo mi cuerpo y fue entonces cuando Roberto cerró sus ojos y me besó con una locura desenfrenada, mientras me lamía el cuello y trataba de arrancarme la camisa. Yo por mi parte también comencé a desvestirlo y en menos de cinco minutos los dos estábamos como Dios nos trajo al mundo! Completamente desnudos, bueno no completamente, porque ambos nos dejamos puestas las medias.

Roberto me lanzó sobre su escritorio y se me abalanzo sobre mi cuerpo…me besaba con furia salvaje y desenfrenada y mordía mi cuello enloquecido, luego yo me puse sobre él y mordí sus labios, su pecho y estómago y fui bajando lentamente besando todo su delicioso cuerpo hasta llegar a sus genitales, entonces no pude evitar exclamar: “Wow!!!”, “pero que verga tienes!!!”, y comencé a chuparle el pene suavemente contribuyendo a que el muchacho pierda aún más la razón. Para entonces el macho gritaba con una potente voz de animal en celo: “hooooo…..mámamela……chupame la verga…..así, así….cómetela todita….hooooo….que rico…..haaaa….así, así…no pares….sigue….hoooo….sigue…..que rico…..hooooooo….!!!”

Roberto estaba completamente fuera de control, arqueaba su cuerpo de manera que levantaba su pelvis para que yo me trague completamente su falo, pero para mí esto no era nada fácil, porque su pene estaba tremendamente erecto a causa del enorme grado de excitación en el que se encontraba y como lo tenía muy grueso me causaba dolor en la mandíbula. Lo que si me encantaba, era chuparle la cabeza de su gran verga porque la tenía muy desarrollada, era un chupón enorme y yo disfrutaba mucho aplicándole sendas chupadas que hacían retorcerse del placer al guapo macho que prácticamente me estaba devorando en ese momento de pasión.

Roberto es realmente muy guapo, sus cabellos, ojos y cejas son de un color negro muy oscuro, lo cuál contrasta con su piel blanca y suave. Sus labios son muy rojos y provoca besarlos constantemente así que dejé de mamar el chupón de carne rosada y subí para besarlo. Mientras intercambiábamos nuestras lenguas sumidos en un frenesí maravilloso, Roberto agarró mis muslos y los puso a cada lado de su cuerpo de manera que su poderosa verga apuntalaba mi culo luchando por introducirse en mi ano y empalarme. De pronto sentí que su gorda cabezota vergal se posó en la entrada de mi apretadito anillo de carne y el joven abogado comenzó entonces a mandar la pelvis hacia delante para clavarme su poderosa estaca de carne….sentí que la cabezota ingresó y que mi ano la apretó fuertemente….el no paraba de mover sus caderas e introdujo centímetro a centímetro de su duro huevo en mi caliente huequito que lo recibió con enorme beneplácito al mismo tiempo que mis manos acariciaban su hermoso rostro y destrampaba su deliciosa boca.

Roberto Ricaurte Bumachar me hizo suyo aquella mañana, su pene poseyó todo mi interior con una excitación salvaje que lo impulsaba a entrar y salir de mí, fuerte y constantemente hasta que estalló en un mar de leche espesa y caliente que inundó mis entrañas al mismo tiempo que mi pene eyaculaba sobre su estómago velludo y plano entregándome a este delicioso hombre culión que no paraba de gritar:

“HOOOOO…..QUE RICOOOOO…..HAAAAAA…….TOMA MI LECHE…..TOMALA TODA……HO, HO, HO…..AHORA ERES MI HEMBRA……QUE RICO TIENES EL HUEQUITO…….ESE HUEQUITO ES MÍO….MMMMM…..!!!!!”

Los dos permanecimos ensartados y abrazados por espacio de media hora, nuestros cuerpos sudorosos y desnudos se fueron moviendo lentamente hasta que nos pusimos de pié y fue cuando Roberto me dijo: “Que locura, pero que hicimos, no se que me pasó, perdí la razón”, entonces me acerqué a él y susurré a su oído: “te arrepientes?”

El macho me miró con aquellos ojos negros enmarcados por largas y espesas pestañas al tiempo que hacía notar que volvía a percibir aquel perfume intenso que alteraba sus sentidos y exclamó: “nunca!, me vuelves loco!, te quiero culiar nuevamente!” y me agarró de la cintura pegándome un destrampe divino, ese tipo de beso salvaje que solo un macho heterosexual puede dar en esos instantes en los que dan la vida por pegarte un buen palo!

Entonces me colocó boca arriba sobre el escritorio y me cojió patas al hombro introduciéndome su gruesa verga nuevamente en un ano que se sentía para entonces completamente dilatado y lubricado. El hombre se mantuvo de pié todo el tiempo, bombeándome con su dura verga mi interior una y otra vez y sudando como loco mientras sujetaba mis piernas que apuntaban al techo.

Entonces vi algo que me dejó impactado: detrás de Roberto estaba el guardia de seguridad que cuidaba la entrada al edificio! seguramente había escuchado nuestros gritos y subió para ver que ocurría; el enorme mulato se quedó boquiabierto!, ante sus ojos, el serio y formal Abogado Roberto Ricaurte Bumachar se estaba culiando al secretario personal del alcalde!, desde su ángulo, el fornido guardia de seguridad veía el enorme culo del enloquecido abogado en todo su esplendor, esas grandes nalgas blancas y velludas le hacían un llamado urgente por que invada aquel huequito invicto que albergaban.

El uniformado dejó suavemente el arma sobre otro escritorio, se bajó el cierre del pantalón de camuflaje y de su interior salió un gigantesca barra de apetitoso chocolate que mas bien parecía la verga de un caballo arrecho.

Se aplicó abundante saliva en el duro miembro y se acercó lentamente a ese culo que lo había cautivado, entonces yo abracé fuertemente a Roberto y lo atraje hacia mí para que mientras me bombeaba verga pudiera yo devorarlo a besos y así dejar completamente expuesto su prodigioso culo de macho virgen. Al poco tiempo, sentí que Roberto se puso rígido y me clavó sus ojos como preguntándome que es lo que le estaba ocurriendo, el negro le ensartó su verga y poco a poco se la fue introduciendo a medida que el músculo anal se le iba dilatando, Roberto exclamó: “pero qué…..que pasa?”, “carajo que me están haciendo maricones?”, lo agarré de la nuca y abracé fuertemente mientras el mulato que ya estaba dentro de él, lo agarró con fuerza y comenzó a llevar un ejercicio de mete y saca que acabó con la poca cordura que le quedaba al abogado Ricaurte.

“Hooooo…..guauuuuu……mmmmmm”, gemía Roberto mientras ingresaba su verga dentro de mi culo y luego mandaba sus caderas hacia atrás ya con su culo bien parado como para disfrutar plenamente el delicioso placer que el negro Quiñones le estaba brindando por su retaguardia.

Yo me sentía en el paraíso y mientras Roberto se culiaba mi dilatado ano, veía al enorme mulato que sudaba culiandose a Roberto, entonces le pregunté: “Ya entró todo Quiñónez?”, “no licenciado, todavía no…..mmmmm……mmmmmm…..falta, casi la mitad…mmmm” y seguía entra y sale, entra y sale.
El negro Quiñónez dejaba caer saliva desde su boca hasta su falo de manera que logre lubricar bien aquel cilindro de carne negra y dura para que pueda ingresar en su totalidad en ese apretado culo de macho que nunca antes había comido por ahí.

“Ahí fue abogado Ricaurte…..ahí si entró….” y ZUC! Le clavó su gigantesco falo hasta la raíz….”solo mis bolas cuelgan fuera de su culo abogado….o también quiere que las meta?”, “hoooooo…….hoooooo…..hoooooo….” gritaba Roberto mientras el negro lo coronaba “no….ahí nomás….negro….que me estás partiendo en dos….mmmmm…..que bestia….hoooooo…..” si acaso sentía dolor, Roberto se lo aguantaba como buen macho que es porque en vez de sacarse tremendo vergón del culo, se ensartó completamente en aquella estaca mientras me miraba con su hermosa cara de hombre arrecho y gozón y me besaba una y otra vez.

Estuvimos ensartados durante largo tiempo, gimiendo los tres por el placer que sentíamos, bañados en sudor. Roberto y yo desnudos y el guardia vestido con su uniforme, solo con su gigantesco pene fuera del pantalón y dentro del culo peludo del ex intendente.

Cuando eyaculamos nuestros gritos se deben haber escuchado en toda la alcaldía. Primero fue Roberto quien ya no pudo resistir sentir tanto goce en su verga y en su culo, gritó que lo más rico que había en el mundo era culiar y ser culiado, sentí que me depositó tanta leche en el ano que esta comenzó a salirse goteando sobre la alfombra de la oficina.

Quiñónez acabó luego de que me escuchó gritar a mí: “me vengo, me vengo, me vengo….papito…que rica que tienes la verga, mi amor” y cuando el negro lanzó sus chorros de semen dentro de Roberto, lo agarró fuertemente de la cintura y le dijo: “tome abogado, tome que esta leche lo va a poner bien fuerte…” “que buena yegua que resultó el abogadito ha?”, “hoooo, hoooo, hoooo, que rico que tiene el ano mi señor, que culo tan apretadito carajo…!!!”

Los tres nos vestimos y arreglamos para no hacer notar nada, el guardia bajó a su puesto y luego salimos Roberto y yo. Al salir del edificio Roberto le dio una palmada fuerte en el hombro al guardia y le dijo: “nos vemos” y el negro con una sonrisa en su rostro le contestó: “cuando quiera abogado!”

Fuimos a comer y a conocernos más, Roberto me confesó que nunca había tenido sexo con otro hombre pero que lo disfrutó muchísimo y que si guardaba yo el secreto lo podíamos volver a hacer.

Hasta ahora hemos hecho el amor unas veinte veces pero solos los dos, sin embargo Roberto siempre me pide que consiga a un tercero, me imagino que para repetir lo sucedido con el negro Quiñónez la primera vez que lo hicimos.




Califica este relato
(-) (+)
1   2   3   4   5
Contactar al autor

Imprimir

Volver

Top

Si este relato es ILEGAL, reportalo a los administradores: Pinchando Aqui
Incluya el Titulo del Relato en su mensaje para que podamos revisarlo

Enviaselo a tus amigos
Enviaselo a tus amigos



    TU CORREO

Recibe Fotos Gratis por Mail
    TU CORREO

Recibe Videos Gratis por Mail


· Videos Amateur ·
Videos de Estudiantes
Estudiantes
Videos de Shannon Elizabeth
Shannon Elizabeth
Videos de Esposas
Esposas
Videos de Luci GH9
Luci GH9



PETERPAUL ENTERTAINMENT S.L. | Condiciones Generales | Informacion General | Google Site Map | Publicitarse en PeterPaulxxx.com |