Sexo Gratis   Fotos Porno   Videos Porno   Foro XXX   Relatos Porno
Relatos Porno de PeterPaulXXX.com
SECCIONES
 Inicio
 Los + leidos
 Los + calificados
 Los + recientes
 Encuestas

AUTORES
 Publica tu relato
 Date de alta
 ¿Olvidaste tus datos?

TIPOS DE RELATOS
 Familiares
 Fantasticos
 Fetichismo
 Maduritas
 Manga-Hentai
 Masturbarse
 Orgias y Trios
 Porno Eroticos
 Sadomasoquismo
 Sexo Gay
 Sexo Lesbico
 Transexuales
 Voyeaur
 Zoofilia
 Todas las categoria...

OCIO
 Foro de Contaxtos
 Chat Online

LISTA DE CORREO
Suscribete a nuestra lista


INFO
 Faq y Dudas
 Sobre la web
 Privacidad/Legal
 Contactar webmaster
Si este relato es ILEGAL, reportalo a los administradores: Pinchando Aqui
Incluya el Titulo del Relato en su mensaje para que podamos revisarlo
Relato enviado por:
Andrea99
Calificación del Relato
Lecturas
10104
Enviado el:
2002-11-08
 Español Porno Eroticos Orgias y Trios
De Lo Que Le Paso A Una Amiga

Resumen:



La octava botella de cerveza está a punto de vaciarse por completo: “Ocho cervezas en menos de una hora... eso es tiempo record para una bebedora que apenas comienza su carrera de alcohólica” piensa Leonor, mientras destapa una nueva botella. Aun no sabe si sus tres acompañantes van a complacerla con una ronda más pero confía en sus encantos y sobre todo, confía en la generosidad de quienes minuciosamente fueron seleccionados por ella misma para acompañarla esa tarde. Es cierto que ninguno de los tres jóvenes estudiantes -compañeros de Leonor en la universidad- son tan apuestos pero es con ellos con los que tiene la garantía de poder pasar una noche sin esperar al otro día la exigencia de una relación formal.
La Isla de los Hombres Solos es el nombre del lugar que han elegido para pasar la tarde. Es un congal pequeño y muy discreto para disfrutar una tarde desenfrenada. El dueño es un vejete español de morbosa mirada que permite sin restricciones que en su negocio aflore la libertad para desinhibirse un buen rato, además, lo que importa es el consumo -según puede leerse en un malhecho letrero pegado detrás de cada una de las carpetas del menú-. Aunque la esperada ronda de cervezas frías tarda en hacer su aparición, Leonor se distrae con la música que no deja de escucharse ni un segundo. No importa cuántas monedas haya que gastar a condición de que aquélla belleza de piel morena no pare ni por un segundo de moverse cadenciosa ante los sensuales ritmos de las melodías. Leonor lo sabe y por eso cierra los ojos dejándose llevar por el ritmo de la música. Mientras se mueve, toma morbosamente el líquido de la botella para deleite de quienes en ese momento la observan. Repentinamente, deja derramar sobre sus senos un poco de cerveza helada, la cual, resbala rápidamente mojando su diminuta blusa y transformando la blancura de la prenda en una trasparencia que permite adivinar de manera generosa lo que debajo de ella existe. Leonor sonríe satisfecha al observar la cara de quienes sin parpadear la miran.
Fuera del cuerpo de la chica todo es normal. Pero en ese momento ella es quien se siente distinta, se siente especial, pues existe algo que la envuelve pesadamente de pies a cabeza. Es una sensación que hace que sus movimientos se vuelvan más lentos. Con una mirada inocente que surge de la nada, Leonor invita a sus amigos a acariciarla, a sentir su cálida piel -que para esos momentos comienza a sentir una excitación jamás experimentada-. El roce de muchos dedos con las formas más carnosas de su cuerpo, la hacen sentir un cosquilleo que la recorre por completo: “Luchen por mí. Háganme sentir distinta y uno de ustedes será el ganador” piensa Leonor en voz alta aunque en ese momento ya no importa si es poseída por uno o dos de sus compañeros, incluso, estaría dispuesta dejarse tener por los tres a cambio de que le garanticen plena satisfacción, mientras que para ellos, resulta inevitable privarse la oportunidad de imaginar la posesión de ese hermoso cuerpo pero, ¿para qué imaginarlo solamente, cuando la realidad a sus deseos esta a un paso de ellos?
Así, uno a uno desfilan ante la chica y le demuestran -cada cual a su modo- lo que de ellos puede esperar. El alcohol que transita por las venas de Leonor comienza a ganar la batalla contra los sentidos. Ella cierra sin querer los ojos permitiéndose sentir los impulsos sexuales de sus compañeros que a cada momento, se tornan más salvajes. El español, ante el espectáculo, prefiere dar un poco de intimidad al cuarteto por lo que baja un poco las cortinas del local para impedir que alguien pueda llegar a arruinar la fiesta. La música suena a cada momento con más fuerza, eso provoca que la cadencia con la que se mueven aquellos cuatro seres, dibuje un cuadro lleno de sensualidad. Los movimientos aparecen plagados de ansiedad. Un abundante sudor comienza a escurrir por los cuatro cuerpos. De pronto, de manera intempestiva, aparecen unas manos bajo la blusa de Leonor que sin presentar resistencia, permite que se deslicen hasta el coqueto broche que sostiene las copas de su sostén. Es cuestión de segundos para que aquél par de cálidos senos se liberen llenando a la chica de una sensación de alivio y tranquilidad. Al mismo tiempo, su pantalón comienza a aflojarse ante las juguetonas manos que logran deslizarlo hábilmente hacia sus tobillos. Leonor se acomoda en la mesa. La erección de sus pezones se hace evidente cuando sus bien formadas nalgas se postran sobre la madera fría. Pareciera entonces que el juego ha llegado muy lejos pues Leonor comienza a forcejear con las manos que la tocan en un aparente intento de resistencia. Sabe que es demasiado tarde, así que se vuelve a acomodar cerrando los ojos y ladeando la cabeza para mejorar la posición. Cuando siente que las yemas de unos dedos comienzan a juguetear con su tupida vellosidad, se levanta con dificultad y camina unos pasos. Al sentirse vencida por la debilidad que acoge a su cuerpo se apoya en alguien, quien a su vez, la toma por la cintura ayudándole a dirigir sus pasos hacia algún lugar que ya no alcanza a distinguir.
Leonor ha quedado inconsciente. Apenas, lo último que sintió, fueron los tres abultados miembros de sus compañeros que tiernamente se le paseaban con mesura por los muslos, las nalgas y el vientre.
Cuando vuelve a abrir los ojos, tiene las piernas flexionadas casi hasta los hombros. Los gemidos no cesan pero Leonor no se siente satisfecha. Es como si ni siquiera la estuvieran tocando. Apenas se da cuenta de la realidad y se levanta rápidamente pero un terrible mareo la hace sostenerse de una fría y blanca pared. Al instante, un calambre le recorre la parte posterior del muslo izquierdo lo que la hace volver a acomodarse en su penoso descanso: un retrete mal aseado.
Desconcertada al seguir escuchando los gemidos, Leonor abre de un solo movimiento la puerta del apartado y descubre con sorpresa a sus acompañantes en tremenda orgía con el vejete español y un par de meseros del lugar. Ante los aullidos de placer que dejan escapar aquellos hombres Leonor, bastante sonrojada, toma la ropa entre sus manos y cuidando no interrumpir el acto, se apresura a salir de aquel baño para caballeros mientras piensa en la manera en la que ella y sus tres amigos decidieron llegar hasta aquella Isla de los Hombres Solos.


Califica este relato
(-) (+)
1   2   3   4   5
Contactar al autor

Imprimir

Volver

Top

Si este relato es ILEGAL, reportalo a los administradores: Pinchando Aqui
Incluya el Titulo del Relato en su mensaje para que podamos revisarlo

Enviaselo a tus amigos
Enviaselo a tus amigos



    TU CORREO

Recibe Fotos Gratis por Mail
    TU CORREO

Recibe Videos Gratis por Mail


· Videos Manga ·
Videos de Trans Follando
Trans Follando
Videos de Pamela Follando
Pamela Follando
Videos de Super Orgia
Super Orgia
Videos de Topless en la Play
Topless en la Play



PETERPAUL ENTERTAINMENT S.L. | Condiciones Generales | Informacion General | Google Site Map | Publicitarse en PeterPaulxxx.com |