Sexo Gratis   Fotos Porno   Videos Porno   Foro XXX   Relatos Porno
Relatos Porno de PeterPaulXXX.com
SECCIONES
 Inicio
 Los + leidos
 Los + calificados
 Los + recientes
 Encuestas

AUTORES
 Publica tu relato
 Date de alta
 ¿Olvidaste tus datos?

TIPOS DE RELATOS
 Familiares
 Fantasticos
 Fetichismo
 Maduritas
 Manga-Hentai
 Masturbarse
 Orgias y Trios
 Porno Eroticos
 Sadomasoquismo
 Sexo Gay
 Sexo Lesbico
 Transexuales
 Voyeaur
 Zoofilia
 Todas las categoria...

OCIO
 Foro de Contaxtos
 Chat Online

LISTA DE CORREO
Suscribete a nuestra lista


INFO
 Faq y Dudas
 Sobre la web
 Privacidad/Legal
 Contactar webmaster
Si este relato es ILEGAL, reportalo a los administradores: Pinchando Aqui
Incluya el Titulo del Relato en su mensaje para que podamos revisarlo
Relato enviado por:
chiquitogerman
Calificación del Relato
Lecturas
36519
Enviado el:
2002-08-28
 Argentino Sexo Gay Sadomasoquismo
Mi Vida En El Penal

Resumen:
Historia breve de sadomasoquismo gay


Mi vida en el penal


Estoy viajando en un bus con las ventanas alambradas y sujeto mediante grilletes que unen mis tobillos y me vinculan con una argolla metálica que esta fuertemente soldada al piso, me cuesta respirar ya que a los pasajeros de este triste viaje nos ponen una especie de máscara o careta de una tela plástica muy fuerte. Llevo mis manos encadenadas a un cinturón ceñido a mi cintura que no me permite siquiera rascarme, me siento degradado y humillado.
Mi nombre es Roque, aunque semejante nombre no tiene que ver con mi personalidad, ya que soy una persona de carácter débil y sumiso y siempre he trabajado correctamente en mi tiendita de artículos Koscher, al abrigo y aceptando los fuertes designios y normativas de mi religión.
En una oportunidad se presentó Isaac, un vecino de mi tienda y cliente, le encantan los Knisches que cocinamos en mi negocio y me pidió que como favor le depositara un cheque en mi cuenta y a cambio me ofreció quedarme con una comisión del 20% del valor del cheque que era bastante alto.
¡Que oportunidad, pensé! Me voy a hacer de un dinero fácil en pocas horas y podré mandar a familia en Israel, para que vaya depositando para cuando yo viaje. Sonaba como una poesía.
A las 48Hs me llama el gerente del banco para pedirme que lo vaya a ver a su oficina, cosa que hago rápidamente pensando que como se trataba de un valor me lo entregaría personalmente como a los clientes más ilustres de la Institución.
Cuando llegué advertí que algo ocurría ya que había dos policías custodiando al gerente, que me pedía disculpas por haberme metido en una trampa. Fui esposado en la espalda y me leyeron mis derechos. El cheque era robado de una institución de bien público y estaba involucrado en una estafa millonaria, no sirvió de nada repetir que le había hecho un favor a otra persona, ni ante la policía ni ante el Juez que resultó ser un antisemita encubierto que me aplicó la máxima pena posible para un delito como el involuntariamente cometido por mí. De nada sirvió el apoyo brindado por mi comunidad y mi familia. Soy la vergüenza familiar, social y de mi comunidad, soy expuesto como ejemplo de un ladrón de guantes blancos. Yo, un triste tendero Koscher.
Ni siquiera han tenido piedad conmigo cuando decidieron mandarme al penal de Sierras Altas, ya que este lugar es para asesinos peligrosos y no para estafadores.
El Bus se detiene, nos sacan la cadena que nos une al piso y nos hacen bajar incómoda y torpemente, hasta ahora no había entendido cual era el objetivo de la careta plástica hasta que veo que un preso enorme, musculoso y con todo el cuerpo tatuado se lanza a las dentelladas contra un guardia que lo empuja al bajar, demás esta decir que como advertencia al resto es golpeado con los bastones de una forma que yo no hubiera resistido un solo golpe, pero este tremendo animal de 130 kg y 40 años, se levanta del piso como si nada le hubiera pasado. Otro preso me habla en un murmullo y me explica que es el “Toro Ruiz” y ha pasado en distintas condenas 25 de sus 40 años en este penal.
Nos ponen en filas y se escucha un mensaje de bienvenida por los altoparlantes del patio de recreo: -Bienvenidos una vez más a este bello lugar a los reincidentes, a los primerizos les advierto que esto es un descenso a los infiernos más temidos. No tiene ningún derecho más que el uso de su número de serie y una comida repugnante por día, si es que no se enferma el cocinero. –Guardias! Lleven estos animales a admisión.
Nos conducen a un lugar de paredes sucias y poco iluminado, después de pasar por una sucesión interminable de puertas metálicas que se abren automáticamente mientras suena un timbre intimidador, nos quitan las caretas y los grilletes de los pies y las manos, me siento un poco más aliviado y vamos pasando de a uno a la peluquería donde pelan mis queridos rulos salvajemente con una máquina para esquilar ovejas, no se me permite el uso de Kipa en la cabeza. Recibo los sonoros gritos de mis nuevos compañeros. –Te quedaban muy bien las trencitas y los rulitos. A esta altura ya he perdido todo lo que tenía en mi vida y me encuentro en este triste agujero lleno de animales ávidos de carne fresca.
El guardia me saca de mis pensamientos con un fuerte golpe y un grito: -A bañarte!! Y me conduce a una habitación con una bañera hecha con una pared baja que forma un círculo que en el medio tiene un desagüe mugriento y en la parte alta una argolla con una cadena y dos esposas a las que me ciñe, quedando con los brazos hacia arriba y todo el cuerpo expuesto, soy revisado por un médico con olor a alcohol y un cigarrillo encendido en la boca que tose y escupe continuamente, mira mi boca y me ausculta y me abre las nalgas con algún instrumento que no veo porque estoy sujeto y grita: ¡Este no abrió el libro, es virgen!. En ese momento se escuchan gritos desaforados de mis compañeros que se disputan mi pobrecito culo y el que se impone es la bestia, el toro Ruiz, que dice: -Judío, Vas a ser mi putita!
En ese momento tres chorros de agua simultáneos chocan contra mi cuerpo provocando dolor en mis genitales, cabeza y boca. Cuando termina este agradable baño me trasladan a un lugar contiguo donde nos tatúan un código de barras en el cuello, con un número, que será de acá en más nuestra identificación en el penal, en ese mismo momento aparece la bestia del Toro Ruiz y le da un billete al tatuador para que me tatúe una gota como si se tratara de una lágrima cayendo en mi mejilla derecha, he sido marcado como la putita de la bestia, que en ese mismo momento y con la vista gorda de los guardias me empuja al piso y me obliga a introducirme su miembro erecto a mi boca, se trata de un pollón negro como de medio kilo de peso, lleno de venas y de aspecto amenazador, lo mete hasta mi garganta, casi dejándome sin respiración y comienza un movimiento de vaivén mientras todos miran la escena con satisfacción y algunos se masturban enfermizamente, cuando acaba en mi boca, trato de escupir su simiente pero me obliga a tragarla tapándome los agujeros de la nariz y dejándome sin aire y me grite:- No desperdicies ni una gota, putita esa simiente es sagrada y yo soy tu nuevo amo en el penal, vendrás a vivir a mi tribu y te ocuparas de cocinar y lavar la ropa de mi grupo, estarás atento y disponible para cuando te mire y te señale con mi dedo índice, para arriba pondrás disposición tu culito, para abajo comenzarás a chuparme mi pijón con toda tu energía, y te advierto que quiero sentir placer!!!.
A cambio serás protegido por mi grupo, ya que con ese cuerpo de mierda y ese personalidad apocada no durarías una semana en el penal de Sierras Altas. Desde ya te aviso que después que nos instalemos en los dormitorios, te voy a desflorar ese ortito virgen y a juzgar por lo cerrado que se ve, te va a doler.
Contrariamente a lo que podía haber pensado, esta espantosa situación me produjo una erección incontenible y en cuanto me levanté me corrí como nunca en mi vida, creo que me desaté y acabé con una deyección de litros de semen, dejando atrás todos los preceptos religiosos que siempre había tenido en mi vida y casi puedo decir que me causa cierto placer y cosquilleo en mi cuerpo saber que la bestia me va a introducir su enorme pija con forma y tamaño de sable corvo negro en mi culo blanquito.
Espero que no me duela mucho..........


Califica este relato
(-) (+)
1   2   3   4   5
Contactar al autor

Imprimir

Volver

Top

Si este relato es ILEGAL, reportalo a los administradores: Pinchando Aqui
Incluya el Titulo del Relato en su mensaje para que podamos revisarlo

Enviaselo a tus amigos
Enviaselo a tus amigos



    TU CORREO

Recibe Fotos Gratis por Mail
    TU CORREO

Recibe Videos Gratis por Mail


· Videos de Famosas Desnudas ·
Videos de Elsa Pataky
Elsa Pataky
Videos de Silvia Saint
Silvia Saint
Videos de Trio Madurito
Trio Madurito
Videos de Baile WEBCAM
Baile WEBCAM



PETERPAUL ENTERTAINMENT S.L. | Condiciones Generales | Informacion General | Google Site Map | Publicitarse en PeterPaulxxx.com |